Portada 

Fantasmas 
La Dama Marrón 
Significado de soñar con fantasmas 
Qué equipo necesitas para cazar fantasmas 
Fantasmas de la Torre de Londres 
El fantasma de Dante 
Fantasmas de Hampton Court 
Barcos fantasma 
El Holandés Errante 
Submarino UB-65 
El fantasma de Ipswich 
Fantasmas de Belgrave Hall 
Fantasmas de la mansión Ballechin 
Fotos de fantasmas 


 

Casas encantadas 
Criptozoología 
Espiritismo 
Extraterrestres 
Fantasmas 
Hechizos y rituales 
Historias de miedo 
Leyendas urbanas 
Lugares fantasma 
Misterios 
Ovnis 
Poltergeist 
Seres mágicos 







Fantasmas


Los fantasmas, también conocidos como los que han regresado, están presentes en todas las épocas y de todos los países. ¿Pero que son exactamente los fantasmas? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Por qué vagan por la Tierra?

Definición y Manifestaciones:
Un fantasma, según el Diccionario de la Lengua Española, es una aparición sobrenatural de un difunto, llamado también espectro. Esa sería la definición. Si hacemos caso a las leyendas antiguas, un fantasma es "una entidad que vagabundea por la noche, normalmente en castillos bajo la forma de un esqueleto cubierto de una sábana  blanco y arrastrando unas cadenas". Así se nos ha presentado muchas veces a los fantasmas.

Tradiciones más modernas nos han mostrado a los fantasmas como seres más o menos transparentes, que parecen "reales". Son apariciones envueltas en siluetas brumosas, muertos reconocidos por sus allegados, fallecidos que tienen el mismo aspecto que tuvieron al morir,... Pero ya sea en las tradiciones modernas o en las leyendas antiguas, hay unanimidad sobre un punto: los fantasmas no beben, no comen, no duermen y puede atravesar las paredes.

Fantasmas

Su aparición está acompañada a menudo de viento helado y a veces de olores, ya sea agradables o fétidos... El contacto con un fantasma da una impresión de gran frío. Los animales pueden percibirlos. Y en especial los perros pueden hacerlo. Además, éstos manifiestan un cierto temor a los fantasmas, a veces pánico, y toman una posición de defensa.

Como ya hemos dicho los fantasmas están condenados a vagar. Pero, ¿por qué? Según las leyendas, un fantasma está condenado a vagar sobre la Tierra por diferentes razones. Puede ser por venganza (no podrá alcanzar el país de los muertos hasta que ejecute su venganza. Normalmente es sobre su asesino o sobre alguién que le hizo daño en su vida pasada), por necesidad de arrepentirse (si un fantasma muere sin antes haber efectuado su Buena Acción, deberá quedarse sobre la Tierra hasta efectuarla) o por temor (muchos fantasmas temen lo que van a descubrir después y prefieren errar sin fin) o porque no tiene sepultura (y así no pueden alcanzar su descanso eterno).

Guía para superar el miedo a la oscuridad

Son muchos los niños a los que les da miedo la oscuridad e incluso algunos adultos sienten reticencias a quedarse a oscuras. A continuación te presentamos una completa guía con consejos, recomendaciones y sencillos tips para superar el miedo a la oscuridad. Sigue leyendo para aprender a superar o ayudar a los más pequeños de la casa a vencer el miedo irracional a la oscuridad.

Conocer qué es el miedo a la oscuridad

El miedo a la oscuridad se presenta en forma de ansiedad al percibir un cierto riesgo, que en la mayoría de casos es totalmente irracional. Con el miedo a la oscuridad las personas que lo padecen suelen tener un temor a que les pase algo diferente y sienten una sensación de peligro porque no pueden ver y temen que algo malo les aceche en la oscuridad. Es decir, los niños y las personas que tienen miedo a la oscuridad no tienen miedo a la noche sino a que les pase algo, a los peligros que puedan acecharle detrás de la falta de luz.

Como vemos en Miedos.net, este miedo en los niños puede empezar después de ver una película o escuchar un relato que no sea apto para su edad o en el que le hayan contado alguna historia de miedo. En el caso de los adultos puede deberse a algún suceso traumático que, cuando se va la luz, les retorna a la mente y les hace sentir en peligro.

Es por ello que en el caso de los niños es fundamental controlar lo que ven en la tele, las cosas que leen o las historias que les llegan para que no desarrollen este tipo de miedos.

Normalmente el miedo en los niños aparece a la hora de irse a la cama, ya que se niegan a apagar la luz y quedarse solos en su cama con lo que intentan alargar muchísimo el momento de irse a dormir para no tener que enfrentar este miedo.

En estos casos resulta fundamental saber si los niños de verdad tienen miedo a la oscuridad o simplemente no quieren irse a la cama porque quieren jugar o ver dibujos más rato ya que en cada situación se deberá actuar de una determinada manera.

Consejos para superar el miedo a la oscuridad

Ahora bien, si de verdad se trata de miedo a la oscuridad es fundamental tener en cuenta que lo que invade a los niños y a algunos adultos en estos casos es una sensación de inseguridad que les hace pensar en las cosas malas que pueden pasarles porque no pueden ver nada.

Es por ello que resulta fundamental hablar con los pequeños, o en el caso de los adultos acudir a terapia o intentar controlar la ansiedad y el miedo comprendiendo que se trata de un miedo irracional, que estamos a salvo y que no tiene por qué pasarnos nada malo.

En el caso de los niños habrá que hablar con ellos y explicarles que los miedos no tienen justificación real, siempre sin reírnos de ellos ni ridiculizarlos, mucho menos delante de otras personas.

Es importante verbalizar sus miedos para que nos expliquen qué es lo que temen y poder rebatirlo y quitarle importancia. También puede ser interesante contarles a los niños que son muchas personas las que pasan por este miedo y que incluso a nosotros nos pasó cuando éramos pequeños, pero que conseguimos superarlo.

También puede ser interesante leerles algún cuento didáctico sobre este tema, como uno muy famoso de un búho que temía a la oscuridad y finalmente terminó siendo valiente, o jugar con ellos a juegos a oscuras para sacarles el miedo y ayudarles a divertirse sin luz, para que entiendan que no pasa nada, que todo está controlado.

Resulta fundamental también establecer rutinas para que puedan estructurarse bien, e incluir también la rutina de irse a la cama. Un ejemplo sería por ejemplo cenar, lavarse los dientes, darse una ducha, leer un cuento en la cama e irse a dormir. Así los pequeños se prepararán poco a poco para dormir sin miedos y mucho más relajados.







    Contacto © 2008 WebMisterio.com Condiciones de uso